en | es

Presents

Marca

Atardecer de Brooklyn junto a Sophie Auster

23 mayo 2013
portada

Fin de semana en Manhattan. -13ºC en el Lower East Side. Sophie Auster nos ha citado en el club Mercury Lounge, donde esa noche presenta en directo su último trabajo, Red Weather.

 

 

 

 

Probar los pequeños pero a la vez grandes placeres de la vida, asumir riesgos y aventurarse a no tener miedo.

Nuestro encuentro con ella se produce sobre el escenario, durante el ensayo. Sophie nos atrapa desde el primer instante mientras interpreta con seducción Wicked Word, un tema que sin que aún lo sepamos, se convertirá en la banda sonora oficial de Lifelovers ABC4.

Hemos quedado con ella para preparar la entrevista que realizaremos al día siguiente. Al terminar salimos del club con su banda y nos vemos sorprendidos por la gran primera tormenta de nieve en la Costa Este. “It is a kind of something”, comenta en voz alta mientras pisa con sus tacones la nieve que cubre ya la calle. Un comentario lleno de calor en el fin de semana más gélido del año. Un buen presagio.

 

Sophie Auster nos ha citado en el club Mercury Lounge, donde esa noche presenta en directo su último trabajo, Red Weather.

Al día siguiente nos encontramos con ella en los Excello Studios de Brooklyn, en Power Street. Sophie ha querido mostrarnos el lugar donde ha grabado su segundo álbum de estudio, producido por ella misma.

Sophie ha querido mostrarnos el lugar donde ha grabado su segundo álbum de estudio, producido por ella misma.

En estas cuatro paredes han grabado bandas como Rufus Wainwright, Vampire Weekend, Antony & the Johnsons, David Byrne o The National. Un estudio con solera que sirve de marco a una entrevista en la que nos descubre su manera de ver el mundo y que puede sintetizarse en la idea de Dare o Atreverse, concepto con el que titula el texto que ha escrito para este Lifelovers ABC4.

Atreverse a hacer lo que uno quiere, arriesgarse para aprovechar lo que la vida nos ofrece a cada momento, probar los pequeños pero a la vez grandes placeres de la vida, asumir riesgos y aventurarse a no tener miedo. Ni siquiera a las alturas, cuando nos despedimos de ella con un intercambio de besos, bufandas, abrazos y guantes en el atardecer desde una azotea de Brooklyn.

Skyline de Manhattan.

 

Photos by © GSUS FERNÁNDEZ

Comparte este post